El arbol del olivo era considerado por los griegos como un arbol sagrado pues creian que los dioses emergian de sua raices.