Mario Benedetti dijo:


"Y no digas que no te quise, porque intente entenderte hasta cuando me lastimaste".