El tiempo de Dios es perfecto, no tengo dudas al respecto.