Los caracoles provistos de una concha espiral se mueven por medio de una serie de contracciones musculares ondulatorias que recorren la cara inferior del pie. Estos poseen en la boca alrededor de 20,000 dientes microscópicos que les sirven para alimentarse con facilidad del moho de las rocas.


Foto referencial de unsplash.

Caracol