El contacto con la naturaleza en mi vida, ha tenido un gran significado. Durante gran parte de mi vida y mi trabajo, ese contacto me ha enseñado mucho y ha sido muy gratificante para mí.
Mi trabajo me ha mostrado el apreciar cada día su importancia y su contribución al mundo, por lo que he creído y estoy convencida en que tenemos que retribuirle, todo los que ella no da. Es por ello que sentí la necesidad de contribuir con uno de los principales motores de la naturaleza: Los árboles, quienes aportan beneficios a los seres  humanos, a los animales y microorganismos que conviven con estos.
En esa contribución he tratado de enseñar a adultos y niños a elaborar abonos orgánicos y compost, que son el alimento de árboles y microorganismos. Estos abonos se elaboran con materiales de esta misma naturaleza  como son:  hojas, estiércol de animales, aserrín, cascaras de frutas y vegetales, agua entre otros, que descompuestos por microorganismos,  son asimilables por las plantas  , completando  así un ciclo perfecto, pero esta vez un poco más rápido, y con ayuda de los humanos. Ese debe ser nuestro papel, y para eso debemos preparar, a las futuras generaciones. #naturaleza


5 comments