Los crocus, heraldos de la primavera, son como destellos de luz tras el largo invierno. Sus delicadas flores, que surgen audazmente a través de la nieve o el suelo frío, vienen en una gama de colores que incluye el púrpura vibrante, el amarillo soleado y el blanco puro. Estas pequeñas pero resistentes flores simbolizan la juventud y la alegría, y su aparición es a menudo una de las primeras señales de que la primavera está cerca, trayendo consigo un renovado sentido de esperanza y nuevo comienzo.


Foto referencial de Pexels.

Crocus