#historiaa 
Esta tarde luego de leer uno de mis libros favoritos los 1001 ¿Por qué? En una de sus historias pude deleitarme leyendo acerca de la historia, ya que es una de mis pasiones leer articulos que hablen de historia y la que hoy me impacto fue, la guerra de los treinta años y motivo especial por el cual decidí compartir con ustedes una pequeña parte de este proceso historico que vivió Europa Central.

La guerra de los 30 Años fue una guerra político-religiosa que tuvo lugar en Europa Central y de la que participaron las principales potencias europeas de la primera mitad del siglo XVII. Esta se inició en 1618 y finalizó en 1648.

Comenzó como un enfrentamiento de carácter religioso entre protestantes y católicos en el territorio del Sacro Imperio Romano Germánico, sin embargo al extenderse, arrastró al campo de batalla a las principales potencias europeas de la primera mitad del siglo XVII.

En esta guerra se enfrentaron 2 grandes bandos:

• Católicos: integrados por el Sacro Imperio Romano Germánico, España y la Liga Católica Alemana. Los líderes de este bloque fueron el emperador Fernando II de Habsburgo y el conde duque de Olivares, valido del rey de España, Felipe IV.

• Protestantes: integrados por Bohemia, Dinamarca, Suecia, los Países Bajos, la Unión Evangélica y Transilvania. Además, fueron apoyados por Francia, que aún siendo un país católico, se involucró en la guerra para luchar contra la dinastía de los Habsburgo, que gobernaba el Sacro Imperio. Los líderes de este bloque fueron el rey de Bohemia Federico I, el rey Cristian IV de Dinamarca, el rey sueco Gustavo Adolfo II y el cardenal Richelieu, primer ministro del rey de Francia, Luis XIII.

El episodio que desencadenó la guerra fue la «defenestración de Praga», suceso que tuvo lugar el 23 de mayo de 1618 en Bohemia. La guerra finalizó en 1648, con la firma de la Paz de Westfalia.

Las principales consecuencias de la guerra de los 30 Años fueron las siguientes:

• Francia, victoriosa, se transformó en la principal potencia europea. España, por su parte, quedó debilitada por la pérdida de Portugal (1640) y la de las Provincias Unidas de los Países Bajos (1648), que se independizaron. La guerra entre Francia y España se extendió hasta 1659 y finalizó con la Paz de los Pirineos, que consagró la supremacía francesa y la decadencia española.

• La Confederación Helvética (actual Suiza) se separó del Sacro Imperio y fue reconocida como Estado independiente.

• El Sacro Imperio mantuvo su organización política federal y su monarquía electiva, tal como era antes de la guerra. De esta manera fracasó el proyecto de los Habsburgo de unificar el Imperio y centralizar su poder.

• Se confirmó la vigencia del principio conocido como «de quien es la región, es la religión». Esto consagró la libertad de los príncipes alemanes a elegir la religión de sus territorios de acuerdo con su conciencia, pero significó la obligación de sus súbditos de profesar esa religión o emigrar.

• La muerte de 4.000.000 de personas entre civiles y militares. El Estado más afectado fue el Sacro Imperio, que perdió el 30% de sus habitantes y el 50% de su población masculina. La mayor catástrofe demográfica la padeció Brandeburgo, que perdió el 50% de su población.


5 comments