El amor, la emoción más vital en nuestra vivencia como humanos en este planeta, se aplica a todos los aspectos de la vida y a cada enseñanza de todos los mensajeros de Dios.

Ya sea platónico, espiritual o romántico, el amor puro puede sacar lo mejor de cualquiera, pero el amor por cosas o actividades vanas puede sacar lo peor de un individuo. Este tipo de amor tóxico, negativo e incluso materialista tiene la capacidad de velar nuestro intelecto y nuestro espíritu. Cuando nos ocupamos de las cosas insignificantes de la vida, dañamos la capacidad de amar que nos otorgó nuestro Creador.

imagen de pixabay 

El amor es infinito