La sensación de energía que notamos cuando nos tomamos una taza de café por la mañana se debe a que el café estimula el aumento de sustancias como la dopamina, que aceleran nuestra actividad cerebral. Esta aceleración hace que nos mantengamos alerta y despiertos durante más tiempo.

En este sentido, la cafeína está en el centro de los beneficios y perjuicios del café. Al mismo tiempo que nos beneficia porque nos mantiene alerta, despiertos y nos ayuda a elevar el estado de ánimo, en algunas personas sensibles a la cafeína puede causar insomnio e inquietud.

El café regula nuestro estrés al bloquear los receptores de la dopamina, un neurotransmisor relacionado con la ansiedad y el estrés. Si ese neurotransmisor está alterado corremos el riesgo de padecer un estado depresivo. Al quedar parcialmente bloqueado por la acción del café, también se reducen las probabilidades de entrar en un estado de depresión.

El café es salud