#guardar  Puedes engañarte o engañar a muchas personas interpretando el papel correcto de cada momento. O prefieres mentir para no herir a tal o cual persona. O guardar y callar lo que sientes. Puedes esconderte de todo el mundo, pero no de ti mismo. Tu cuerpo siente y reacciona a la traición que has cometido contra él”
Cuántos sentimientos y palabras reprimimos todos los días? Guardamos sentimientos como aquel que esconde un tesoro prohibido, sin embargo, no tiene sentido ocultarlos de esta forma tan mal. ¿Quién nos prohíbe, o tú te prohíbes expresarlos?
Si aún mantienes esa relación que no te atreves a cortar, o esa rutina que vacían tu energía, con esas amistades que te hacen sentir mal… Tu cuerpo se sentirá afectado por esas emociones guardadas y, como una mochila, se cargará y almacenará esos sentimientos cargándolos en tus espaldas cada día sin que te dejen disfrutar del camino. ¿Te has preguntado porque te enfermas tanto?

Desde muy temprana edad, vamos siendo castrados en nuestros sentimientos y emociones, porque algunos padres, les enseñan a sus hijos que es débil el llorar, por ejemplo y muchas cosas más, cuando podemos tomar nuestras propias decisiones, adaptamos lo que queremos a lo que la sociedad espera de nosotros y mantenemos nuestra rabia contenida ante toda esa presión. Los chicos no se abrazan ni muestran sus sentimientos porque es símbolo de debilidad, los homosexuales ocultan sus sentimientos por temor a ser rechazados por la familia y la “sociedad”, las chicas descubren al llegar la pubertad que se transforman en objetos sexuales valorados por su “belleza”…
Silenciar nuestros sentimientos y nuestros pensamientos permiten a la persona que está delante de nosotros no saber que nos está haciendo daño, aunque esté superando algunos límites.
Nadie puede adivinar los pensamientos de los demás, por eso si no decimos lo que nos duele o no nos duele, las demás personas no lo sabrán.
Hay silencios sabios y sabias palabras. Es necesario saber cuándo callar y cuándo hablar, esa es la mejor habilidad que podemos aprender a desarrollar. No se tratar de hablar por hablar, o de mantenerte callado. Los extremos nunca son buenos.

Mantén el equilibrio, pero recuerda siempre que ocultar los sentimientos nos puede hacer daño. Si permites que otros invadan tu espacio personal, al final, serás como una marioneta guiada por otro.




 

Es sano, guardar tus sentimientos


Comment with a minimum of 10 words.
Monetization is required
22 comments