Las Cumaraguas, hermoso color rosa, hermoso lugar turistico


#traveling Seguramente si has visitado el Estado Falcón, has podido visitar Las cumaraguas. Estos son algunos detalles sobre ello.

Las salinas de Las Cumaraguas están situadas a 17,6 kilómetros al sur del Cabo San Román, el punto más septentrional de la Venezuela continental. La producción de sal en Las Cumaraguas es ideal porque llueve poco, hay vientos fuertes todo el año y está frente al mar.

Un hotel abandonado marca la frontera entre la salina y el mar Caribe. El complejo Médano Caribe comenzó a construirse en los años ochenta pero nunca se terminó.

Las salinas de Las Cumaraguas son rosadas y rojizas. El color se lo da un alga llamada dunaliella, un microorganismo llamado halobacterium, y un pequeño camarón llamado artemia, que solo vive en soluciones de alta salinidad.

Los habitantes viven de la sal. Es el sustento, la herencia y la tradición. Muchos de los pobladores son descendientes de las familias Álvarez, Martínez y Arias, los fundadores de Las Cumaraguas.

Si llegas a visitar Las Cumaraguas tal vez te encuentres con el testimonio del señor
Pompilio Martínez. 92 años.

“La explotación de sal en Las Cumaraguas comenzó a mediados de los cuarenta. Trabajábamos en pelotas y sin agua. Cargábamos los sacos en el lomo. Sacábamos hasta sesenta sacos por cuadrilla, conformadas por diez o veinte trabajadores. El contratista pagaba una locha por saco. Si usted llenaba cien sacos, le pagaban 12,50 bolívares, cuando se conocía el bolívar y el realito. Un kilo de maíz valía cuatro centavos. Los que trabajan la sal ahora son dichosos. Nosotros teníamos que cargar los sacos en el lomo, ellos tienen carros de mano. A los muchachos les digo que el trabajo no es yugo, lo que hay es que saber llevarlo. A mí no me mató el trabajo”.