#tiempo No hay satisfacción más grande que sentirse útil, mucho más cuando lo haces ayudando a personas que verdaderamente lo necesita. En la iglesia a la que asisto, además de misionar llevando la palabra de Dios, recolectamos ropa, comida y juguetes, gracias a personas de buen corazón, a la que agradecemos por su noble apoyo. Con la donación de estas personas esta semana pudimos llevarles estos productos a personas en situación de calle. Me sentí agradecida con Dios por poder ser útil,  de ver la alegría y sonrisa de madres y niños, que muchas veces requieren de la comprensión y apoyo de todos, esas personas son emigrantes y no tienen ni siquiera un techo, ni trabajo. Ojala muchas personas se solidarizaran, habría, menos pobreza.

Mi tiempo en ayudar

4 comments