Moda y su origen


#historia 
La moda suele ser definida como un conjunto de prendas de vestir, adornos
y complementos basados en gustos, usos y costumbres que se utilizan por
una mayoría de gente durante un periodo de tiempo determinado y que
marcan tendencia según la duración del mismo.


A lo largo de la historia se ha reflejado la evolución cronológica de las
diferentes prendas de vestir y de los diferentes estilos. Se considera a
la moda como el arte del vestido, de la confección de prendas de ropa y
accesorios, ya sean bolsos, sombreros, guantes.

Además de la necesidad que tenemos los seres humanos de abrigarnos con
estas prendas, con el tiempo las prendas de vestir han adquirido un
carácter estético, pues refleja el gusto y el carácter de su portador, y se ha ido
convirtiendo en un adorno más de la persona.

En ella se ven reflejados
factores geográficos, sociales, religiosos y de sexo, pues a menudo ha servido
de diferenciación sexual.

La moda se inició con la aparición del Homo Sapiens, que vestía con pieles
de animales que cazaba y en el neolítico el ser humano empezó a tejer e hilar.
Más adelante en Egipto se desarrollaron prendas más elaboradas,
principalmente hechas de lino.

En el Imperio Nuevo apareció el calasiris,
una túnica ceñida al cuerpo, considerada de lujo en esa época.
La principal prenda femenina era la blusa, una túnica larga y ceñida de
distinto color según la posición social de quien la llevaba: blanca para las
campesinas y rojo o azafrán para rangos más elevados