#recycling El proyecto social Música del Reciclaje nació en 2014 como una forma de ayudar a niños y niñas en riesgo de exclusión social.

La música es una forma de expresión muy importante. De hecho, la comunicación comenzó con los sonidos que producían los homínidos con las vibraciones de sus cuerdas vocales. porta numerosos beneficios en niños y niñas como los siguientes:

1. Atención. Escuchar música o interpretarla requiere atención, por lo que los niños y niñas aprenden a centrarse y a mantener el foco gracias a la música.

2. Memoria. La música también estimula la memoria de varias formas. Por un lado, para interpretarla es necesario aprender y recordar. Por otro, una canción, por ejemplo, nos puede traer recuerdos del pasado.

3. Aprendizaje. Con la música se crean nuevas conexiones entre las neuronas, por lo que el cerebro se desarrolla y se impulsa el aprendizaje.

4. Emociones. La melodía de cada pieza musical es capaz de generar en nosotros emociones como la alegría, la calma, la pena o la rabia. La expresión de las emociones y la comprensión de las mismas son esenciales para que niños y niñas desarrollen su inteligencia emocional.


¿En qué consiste este proyecto?

La Orquesta de la Música del Reciclaje surgió gracias a la Orquesta de instrumentos reciclados de Cateura, que está formada por niños, niñas y adolescentes con recursos escasos y que viven en una comunidad que se encuentra cerca del vertedero de Cateura de Asunción en Paraguay. Los instrumentos que utiliza la orquesta se elaboran con residuos del vertedero.

En 2014, Ecoembes contribuyó a que la orquesta actuara por primera vez en España. Desde ese año los niños y niñas asisten a clases de instrumentos de cuerda, viento y percusión todas las semanas. En las clases se les enseña tanto a elaborar sus propios instrumentos como a interpretar música.

Por lo tanto, el proyecto se centra en dar formación musical a jóvenes en riesgo de exclusión social.

El director de la orquesta, Víctor Gil, comenta que cuando comenzaron con el proyecto visitaron una residencia maternoinfantil y se entrevistaron con la directora para contarle el proyecto.

Tras ver las instalaciones la directora les pidió una única cosa: "el día que no vengáis por el motivo que sea, avisadme para informar a los chicos. Si no avisáis un día, esperaremos al siguiente y si al siguiente no estáis no vamos a permitir que nunca más entréis a este centro, porque a todos estos chicos les han abandonado demasiadas veces, les han fallado demasiado como para volver a pasar por lo mismo."

Con el proyecto de la Música del Reciclaje los niños y niñas aprenden cosas tan importantes como:

Valores: El hecho de tocar un instrumento en una orquesta supone que los niños y niñas aprendan valores tan importantes como la solidaridad, la igualdad, o el respeto.

Trabajo en equipo: La coordinación que supone el hecho de tocar un instrumento en una orquesta favorece el aprendizaje del trabajo en equipo. Trabajar en equipo es fundamental para ayudar a otras personas, esforzarse por un objetivo común, aprender a delegar tareas, asumir responsabilidades y crear un sentido de pertenencia.

Música: Por supuesto, con el proyecto Música del Reciclaje, se aprende música y también se aprende a fabricar instrumentos musicales con materiales reciclados.

Sostenibilidad: El hecho de que se utilicen materiales reciclados procedentes del vertedero de Cateura ayuda a los niños y niñas a comprender la importancia de reciclar para proteger el medioambiente.

Instrumentos musicales con material reciclable:

Maracas: Para hacerlas vas a necesitar el cartón que tienen en el interior los rollos de papel higiénico, garbanzos o granos de café, tapones de plástico grandes y rotuladores de colores. Simplemente tendrás que colocar las tapas en los extremos, pegarlas con cinta y, antes de cerrar la segunda tapa meter los garbanzos o granos de café. Una vez hecho esto, podrás decorar cada maraca con rotuladores de colores.

Tambor: El envase de los botes vacíos de algunas patatas, por ejemplo, puede servir para hacer un tambor. Reúne seis envases con las tapas, únelos con cinta adhesiva y con dos palos de madera ya podrás tocar el tambor.

Trompeta: Para hacerla vas a necesitar 25 centímetros de manguera, un embudo, pegamento y cinta adhesiva. Haz un pequeño corte en un extremo de la manguera para introducir el embudo y pégalo. Cúbrelo con cinta para que no se mueva ni se despegue. Dobla la manguera para que haga como un círculo y átala con la cinta aplastándola. Ya tienes tu trompeta para disfrutar de un instrumento casero.









Música y reciclaje, un proyecto lleno de gran valor

7 comments