#shortstory 



Solo era mirar el cielo gris y poco a poco la respiración se iba...luego el silbido...pronto tendría compañía a lado de mi cama por tres noches y cuatro días.

La mesa de noche volvería a vestirse de blanco, con medicamentos y luciría mis piyamas de Miami junto a mi bata azul, aunque hacía un calor horrible a mi me encantaba colocármela, para los pocos tiempos permitidos de pie...al baño por ejemplo.

Pero no era que llegará del momento del cielo gris a la cama de una, no...antes había llegado en silencio tratando que nadie escuchara el silbido, ya en la noche después de la cena me acostaba tratando de olvidar que no podía respirar bien...al filo de la media noche no aguantaba mas y con solo pararme al lado de mi madre...ya ella sabia, correr a la clínica, un pinchazo y ya esta.

La Vida volvía a sonreírme, jugos especiales, las comidas preferidas , no clases y mucha tele,...solo que la enfermera estaría sentada 24 horas a mi lado durante tres noches y cuatro días.

Pasaron los años, el pito del asma lo calme con las cervezas, el vino el humo, la risas, estaba claro, al final lo solucionaría.

Un día la diversión fue a 3000 mts de altura sobre el nivel del mar, un frio terrible y guerra de boñiga seca entre los amigos, era tan crudo el clima que no hubo baño, en esa brevedad de convivencia el olor a Caca me asfixio, tocaba abandonar la excursión y bajar donde pudiera respirar.

Un regreso lento por caminos de piedras y pequeños ríos, en compañía de mi amigo Lucho, solidario hombro a hombro en la travesía del regreso. En nuestros pasos modo "zombie" pisamos una cartera de plástico, fea, la ignore, mi compañero no tanto, la tomo con calma y la abrió sin afán

Billetes... "uno para ti, uno para mi", el pito se volvió risa y lo que tardábamos en llegar a nuestro destino de 5 horas fueron tan solo una... pagábamos el tiempo.

El olor a caca se trasformo en olor a ropa nueva, comida deliciosa y hotel de primera, decidimos unos días mas de paraíso al lado del mar y viendo el Páramo en la distancia pensábamos los dos …

¡Que Viva la Mierda. esto es Vida!

Cuentos cortos para la cuarentena: el asma

12 comments