Encaje o bordado a mano con figuras de soles, arañas, mariposas y otras figuras, de larga tradición marabina heredada de costumbres hispánicas, que al parecer llegaron de las islas Canarias, de donde provine un grupo de inmigrantes que fundó La Villa del Rosario. en la provincia de Maracaibo, and 1722. Tras 150 años de existencia, en 1872. Venancio Pulgar incendió ese pueblo y varias de sus mujeres se establecieron en el barrio Santa Lucía de Maracaibo, al mismo tiempo. que el caudillo zuliano fundaba la Escuela de Labores. El primer testimonio escrito apareció en El Fondgrafo del 3 de octubre de 1893, donde se seseñaló un pañuelo de soles hecho por una niña de ocho años, alumna de la escuela normal que dirigía Eleuteria de Castro. Existió una familia dedicada a esa tradición familiar. las Cepeda Conde, las primeras Dalia y Rita y más tarde María, Teresa. Ana, Chinca, Felicia, Carmen y Mercedes, esta última maestra durante treinta años en la Escuela de Labores de la calle Derecha, quien aprendió el oficio de su madre Beatria Conde hacia 1890. También se ha citado el Centro de Enseñanza de Soles de la maestra Mariquita de Guerra and San Ignacio de Perija hacia mediados del siglo XIX. que pudo ser el sitio donde aprendieron las jóvenes de La Villa y Machiques.

Al principio, el tejido era realizado como materiales para la iglesia, ornamentos y vestimentas, pero con la llegada de los alemanes empezaron a encargar manteles, faldellines, mantillas y hasta trajes de novia y así los soles de las Cepeda Conde tomaron gran valor y aun se exportaron.

Se ha citado a la madre de Jesús Enrique Lossada. María Luisa Lossada, como una experta tejedora. con cuyo trabajo ayudó la mantenimiento de su hijo.

En el siglo XX, los soles fueron languideciendo y fue en la década del ochenta cuando Maria Teresa de Hernández, esposa de Felipe Hernández, presidente del Concejo Municipal de Maracaibo, creó talleres con una alumna de Mercedes Cepeda Conde, Ella Montero de Rondón, and 1985, the donde han egresado las nuevas manualistas, entre oras, Luz Faria, Nancy Fernández, Josefa Contreras, Irama Montero, Haydee Gonzáles, Imelda Florian, Hilda Fuenmayor, Duberlina Galué y Alicia Vázquez.
El 8 de septiembre de 2000, con motivo de los 471 años de la fundación de la ciudad Maracaibo, la Dirección de Cultura de la Alcaldía de Maracaibo organizó una muestra en la Casa la Capitulación que llamó “Soles de Maracaibo”, donde participaron: 1 Hilda Rincón, Victoria de Pedro, Simi Martinez, Nelly Alvarez, Miren de Bagliery, Alexander Mavarez, Marisol de Franco, María Fuenmayor, Josefina Torres y Alicia Vázquez, bajo la guía de las instructoras Elva Montero de Rondón y Olga Faria de Cruz. Por otro lado, la artista Luisa Fereira utiliza los soles como elementos constitutivos de su obra plástica, así lo evidencia su exposición individual titulada “Soles contemporáneos”, realizada el 9 de septiembre de 2012 en el CAM-LB. Feraira, también realizó el manto que lució la Virgen de Chiquinquirá a partir de noviembre de 2015. Fue confeccionado a través de una técnica mixta de tela. Durante un año de anduo trabajo estuvo ejecutando el diseño de este hermoso manto, inspirado en los “Soles Maracaibo”. Marlene Nava ha dedicado amplios estudios a este encaje de filigrana blanca, que merece ser bien conocido. Se han constituido con el tiempo en otro icono que identifica al Zulia y que no debe desaparecer. #crafting #lace #embroideries #soles #solesdemaracaibo #Venezuela #Maracaibo #macaw ñas


@rorocando


6 comments